Cómo convertirse en un buen profesor de marketing digital

foto profe-min
0

Para ser buen profesor de marketing digital no basta con tener una amplia experiencia en el sector ni ser el alma de la fiesta. La pedagogía no consiste solo en explicar conceptos, sino hacer que los alumnos los entiendan y retengan para luego poder aplicarlos en su día a día como Digital Marketers.

En este artículo veremos algunas recomendaciones para aquellos profesionales del marketing digital que están considerando dar un paso más y formar a las futuras generaciones.

Consejos para ser un buen docente de marketing digital:

 

Trata a los alumnos como profesionales

Al enfrentarte por primera vez a una clase llena de digital marketers en potencia, debes tratarlos como tales. Ya no son estudiantes de primaria ni universidad, por lo tanto tu rol no debe ser el de profesor, sino el de líder de un equipo de profesionales que quieren sacar lo mejor de sí. De lo contrario podrías encontrarte con situaciones como las que suceden en las aulas de los colegios en las que la clase se descontrola o pierde el foco a causa de algún alumno que quiere llamar la atención. Si tratas a los alumnos como profesionales desde el primer momento, tendrán la sensación de que “esto va en serio” y se creará un clima mucho más propicio para el aprendizaje.

Empieza con un esquema en el que aparezca lo que van a ver  y acaba cada clase repitiendo lo visto a lo largo de la clase.

Las diferentes asignaturas de marketing digital, especialmente SEO o Analytics, suelen ser materias complejas que requieren de mucha concentración y sobre todo memoria. Por eso es importante que a la hora de abordar estas materias los alumnos se hagan un esquema mental sobre lo que van a aprender y hacia dónde va la información que están recibiendo. Y una vez acabada la clase, es importante hacer un repaso para que los alumnos comprueben que han entendido la materia y aumentar así el recuerdo.

Sé ameno e interesante pero no caigas en exhibirte

Todos hemos tenido un profesor que va un poco de estrella y lo único que nos viene a la mente cuando explica sus hazañas es “felicidades, pero esto a mi no me sirve de nada”. Para evitar generar este sentimiento en los alumnos, que muchas veces puede convertirse en frustración a causa de ver las metas muy lejanas, es mejor no centrarse en lo que uno sabe, sino en lo que ellos pueden aprender. Por ejemplo, si estás hablando de un caso de éxito, no te centres en los resultados sino en cómo surgió la idea y cómo fue el proceso hasta conseguir equis conversiones.

Muestra entusiasmo y pasión por lo que explicas

A veces no es tan importante lo que explicas, como el sentimiento que se percibe respecto a lo que explicas. Si un alumno empieza a adentrarse en el mundo del marketing digital y quiere especializarse en un sector, se fijará en cuán contento está el profesor con su trabajo y seguramente el que transmita más entusiasmo será el que logre contagiar al alumno la ilusión por aprender esa asignatura. De lo contrario el alumno perderá interés y motivación si percibe tedio o cansancio por parte del profesor.

Lo mismo pasa con los temarios. Aunque algo sea aburrido nunca lo demuestres ni lo sientas así. Ni les digas “esto es un poco rollo” porque los predispones y bajarán automáticamente el interés. El máximo desafío de la enseñanza es retener el entusiasmo del alumnado

Realiza actividades prácticas en cada sesión

La principal queja sobre la formación, y especialmente si hablamos de marketing digital, es que puede ser demasiado teórica y los alumnos se desmotivan al ver que no pueden aplicar los conceptos en su trabajo o proyectos personales digitales. Por eso lo mejor es que dediques un tiempo durante la clase a realizar ejercicios prácticos y que se pongan manos a la obra utilizando todas las herramientas disponibles y que puedan recurrir a la ayuda del profesor cuando se queden estancados. Lo mejor que les puede pasar a los alumnos es que cuando tengan que realizar una acción de marketing digital por primera vez en sus nuevos puestos, tengan la sensación de que ya lo han hecho antes.

Estos son solo algunos consejos que te ayudarán a que tus estudiantes respondan favorablemente a tu método docente y que logres el objetivo de darles las herramientas necesarias para que puedan desenvolverse con seguridad en sus futuros puestos de trabajo. Los estudiantes desarrollan confianza en sí mismos cuando descubren que tienen los conocimientos suficientes para dar vida a sus proyectos, y esa confianza es la que les llevará a ser grandes profesionales.

Leave us a comment

uno × 5 =